El factor tiempo en las bibliotecas sociales

Hay algo que se me quedó del video "Las bibliotecas como espacios sociales". En un momento del video, habla una de las bibliotecarias que en él aparecen, e introduce una variable que creo es muy interesante en el ecosistema de las nuevas bibliotecas sociales: el tiempo. Comenta algo así: proporcionamos tiempo a los usuarios.

En la biblioteca sin libros, convertida necesariamente en el tercer espacio social, se ofreceran servicios intangibles alrededor del conocimiento. La biblioteca será la visagra entre el espacio privado y el espacio público de la calle, en el que se desarrollarán actividades sociales, culturales, etc., con el acceso al conocimiento como eje central y valor fundamental, i los bibliotecarios como facilitadores de este acceso, y actuando como gestores sociales en vivo y en directo. Pero sin duda para que todo este engranaje funcione eficaz y eficientemente, es necesario que la biblioteca se convierta también en un ralentizador del tiempo, en un freno a la velocidad con que ocurre todo a nuestro alrededor. Pero no debe ser un freno que obstruya y pare, sino un freno que permita encarar este nuevo cambio de época de manera firme, tranquila y aportando todo el conocimiento posible; un freno que permita verlo todo con una mejor perspectiva. Y todo esto sólo se consigue con tiempo: tiempo para socializarse, tiempo para entender todo este nuevo mundo, tiempo para aprender, tiempo para conocer y para conocerse... Sólo con tiempo se consigue una sociedad mejor y más informada.

El tiempo deberá ser un factor clave en la planificación y el diseño de las futuras bibliotecas. Y personalmente creo que se convertirá en una variable muy importante para su éxito.

5 comentaris:

  1. Robert Endean-Gamboa24 de juny de 2013 a les 0:10

    Daniel:

    Leo su nota y he visto lo que está en el hipervínculo, y me parece que maneja usted varias nociones del tiempo: Tiempo social y tiempo individual (para aprender, entender y conocer), además de que sugiere otros tipos de tiempo, o si no con qué sentido dice que se debe frenar la velocidad de lo que ocurre a nuestro alrededor; pero ¿qué ocurre a nuestro alrededor con una velocidad que debe frenarse? ¿Por qué debe frenarse? ¿Eso que ocurre a nuestro alrededor es lo que llama "nuevo mundo"? ¿Por qué la biblioteca debe ser la encargada de ralentizar?
    O sea, el tiempo es una construcción social, algo que aprendemos, que forma parte de nuestra cultura y que moldea nuestra percepción. Entonces, ¿qué quiere decir? ¿Que las bibliotecas deben tener su propia concepción del tiempo? ¿Que deben aportar otra vivencia del tiempo? ¿Que deben racionalizar el tiempo u optimizarlo?
    Además, se refiere al conocimiento en varias ocasiones en el texto, pero con varios sentidos:
    - Conocimiento, que puede tener alrededor servicios intangibles (¿qué es lo intangible en los servicios?).
    - Acceso al conocimiento como eje central y valor fundamental (no entiendo esto).
    - Conocimiento posible (como aparece podría referirse a disponibilidad)..
    - Tiempo para conocer y conocerse (Podría estar hablando de tiempo individual, pero también a dos facetas del conocer).
    Si lo que propone es considerar la categoría "tiempo" en la construcción de la experiencia del usuario en la biblioteca, me parece que tendríamos el principio de una modelación que podría llegar a ser innovadora. No obstante, le planteo mis dudas y preguntas al respecto y le pido sea tan gentil de responderme.
    Aprovecho la ocasión para enviarle un cordial saludo.
    Hasta pronto.

    Robert Endean-Gamboa
    Bibliotecario - Mexico

    ResponElimina
  2. Buenas noches Robert.

    Actualmente vivimos tiempos acelerados, en qué todo sucede a mucha velocidad, y los cambios en nuestras son constantes. Mi reflexión gira entorno a qué las bibliotecas pueden ejercer de ralentizadoras de esta velocidad excesiva en la que parece que estemos submergidos y de la que apenas podemos salir. Pero a la vez que ralentizadoras, las bibliotecas aportan muchos valores añadidos: reflexión, debate, opinión, análisis... y todo esto requiere tiempo y dedicación. Y las bibliotecas pueden y deben ofrecer todo esto. Además, lo hacen con otro valor añadido: los bibliotecarios que actuan de conductores de conocimiento.

    ResponElimina
  3. Robert Endean-Gamboa26 de juny de 2013 a les 6:40

    Daniel:
    ¿Ha pensado que lo que propone se lleva bien con modelos que conciban la biblioteca como lujo?

    ResponElimina
  4. Robert: efectivamente, el tiempo hoy en día es un lujo, pero por eso mismo la biblioteca debe democratizar el acceso al tiempo.

    No sé si conoce Le Monde diplomatique. Es una revista mensual de análisis geopolítico que le recomiendo. Pues bien, siempre recuerdo unas palabras que leí de su director, Ignacio Ramonet, que decían algo así que su revista servia para frenar y poder analizar el mundo con la suficiente tranquilidad, para poder entrar a fondo en los temas... ¿no cree que la biblioteca puede ayudar?

    ResponElimina
  5. Robert Endean-Gamboa29 de juny de 2013 a les 5:32

    Daniel: Conozco la publicación me que dice, pero no me parece que sea el ejemplo de una publicacion democratica, sino el vehículo de comunicación de una elite internacional muy bien perfilada. Imagino que pone esta revista como un ejemplo de una suerte de lujo al alcance de quien lo pague y se entienda con su contenido. ¿Estos conceptos propone para la biblioteca? O sea, ¿que su usuario perciba que tiene que invertir para usarla, que tenga un contenido selecto que eleve su valor y que solo unos cuantos puedan tener acceso a ella? Obviamente que no solo sería para g. ozar del solaz del tiempo, ¿verdad? Mas bien para obtener algo a cambio de su inversion. ¿Es asi como le digo su idea?

    ResponElimina