Diseñar para aparecer allí donde haga falta

Interesante e instructivo el artículo que firman el Ernest AbadalLluís Anglada, en el Ítem n. 52, sobre la evolución tecnológica en las bibliotecas los últimos 30 años. El artículo habla principalmente de herramientas tecnológicas: los SIGB, las bases de datos, el acceso a las bases de datos científicas, etc... Pero hay un momento en que podemos leer el siguiente fragmento:
Incluso hay que contar con una presencia difusa de la biblioteca, entendiendo por ello que los sistemas estarán más pensados ​​para aparecer allí donde se les necesite que para ser visitados donde residan.

El párrafo hace referencia a los SIGB, y a la tendencia hacia la desintegración de los sistemas, y sobre las posibilidades comunicativas entre herramientas de diferentes plataformas. Pero si se da un paso más, esta frase se puede aplicar evidentemente arquitectura, al diseño y a la planificación de edificios bibliotecarios. Y es sin duda una precisa definición del escenario hacia el que caminamos y del que ya podemos ver algunos ejemplos. Se impone y se camina hacia una biblioteca que no parezca una biblioteca, la biblioteca se confunde, se difumina, se integra y se camufla en medio de otros usos y de otras formas. La intermediación del edificio desaparece. Y no es un rechazo hacia las funciones y el valor en sí de la biblioteca, sino una sabia y necesaria adaptación a escenarios de futuro que son ya presentes hoy en día. Pero lo realmente complicado es el siguiente punto: ser capaces de pensar y construir bibliotecas que, aunque estén escondidas y difusas, sean capaces de aparecer, con todas sus potencialidades, cuando los usuarios lo requieran. El edificio integrado, el edificio-biblioteca, se ve cada vez más superado por nuevos conceptos y nuevos diseños, más flexibles, y que integran la biblioteca en un conjunto más global y multiusos. La biblioteca desaparece en buena medida de la primera escena, de la primera línea de fuego... el reto es hacerla aparecer en el momento preciso, justo cuando haga falta. Se pasa de la biblioteca just in case a la biblioteca just in time. Y evidentemente, para ello será necesaria una justa mezcla de biblioteca física con biblioteca digital. Bibliotecarios y arquitectos, pues, tendremos que pensar edificios para aparecer allí donde sea necesario, cuando sea necesario.

FUENTES:

  • Ernest Abadal, Lluís Anglada. "Tecnología y bibliotecas: una mirada al pasado para ver los retos del futuro". En: Ítem, n. 52 (2010), p. 23-36

  • De la imagen [Consulta: 26 de junio de 2011]


0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada