Las bibliotecas y el futuro Corredor Ferroviario del Mediterráneo

Ahora parece que finalmente, después de 7 años, el Corredor Ferroviario del Mediterráneo vuelve a estar en la agenda europea, y que con el tiempo será una realidad. Un gran eje que recorrerá Europa de sur a norte, y que se convertirá en un auténtico motor económico a nivel continental... y por supuesto, a nivel regional. Un eje de transporte de mercancías, bienes y productos, y por qué no, también lo será de servicios. Y todo esto pasará por Cataluña.

Desde hoy mismo nos hace falta, a nivel de Cataluña, empezar a planificar nuestro futuro y nuestra relación con el Corredor. Económicamente e industrialmente. Y también, claro, desde nuestras Bibliotecas, y a todos los niveles. Si nos creemos nuestra participación activa en la economía catalana, española o europea, debemos ser capaces de aprovecharnos también de estas infraestructuras. Pero ¿cómo? Se me ocurren algunas ideas, centradas fundamentalmente en servicios de apoyo y complementarios:

  • La creación de nuevos GEPA cercanos al paso de la línea, y ubicados en centros logísticos y polígonos industriales de primer orden. Desde Alcanar hasta Portbou. Favorecería así la ubicación estratégica de estos nuevos centros, así como el transporte fácil y rápido hacia un buen número de puntos de la geografía catalana, así como del resto de España y de Europa. Habría que llegar, claro, a acuerdos con empresas ferroviarias, pero se reducirían los costes económicos más elevados del transporte por carretera. Los GEPA podrían convertirse así en un servicio logístico más y añadiría valor al producto y a la mercancía que almacenan: información y datos bien ubicadas geográficamente para su distribución.



  • En la misma línea que los GEPA, potenciar que las centrales de préstamo interbibliotecario y los servicios centrales también aprovechen esta futura infraestructura para el desplazamiento de libros y materiales bibliográficos en uso. O teniendo en cuenta de que, buena parte de sus funciones son la de plataforma logística y servicio local, incluso incentivar su traslado junto al Corredor.



  • La distribución por Corredor de otros materiales y productos utilizados en las Bibliotecas: exposiciones temporales, hardware (PC, lectores de libros electrónicos, etc.), mobilitari, etc., Para su posterior traslado a bibliotecas cercanas.



  • El traslado de los productos y materiales necesarios para la construcción de nuevos edificios de bibliotecas.


Creo que en el futuro tendremos que tener en cuenta la variable Corredor Ferroviario del Mediterráneo en la ubicación física de los servicios bibliotecarios, tanto públicos, universitarios, nacionales o especializados. Creo que será un factor clave en la competitividad futura de nuestro sector económico (junto con la digitalización y con la virtualización de contenidos, aspecto éste ya iniciado y que continuará creciendo). Se está construyendo una nueva centralidad extendida y extensa, y parece que los servicios de apoyo bibliotecarios deberán repensar su ubicación. ¿Pero afectará también el Corredor en las bibliotecas directamente? ¿La proximidad a los grandes ejes de comunicación será un punto a tener en cuenta en la construcción de nuevos edificios? ¿Veremos bibliotecas ubicadas en estaciones de mercancías, CIM's u otros servicios, si como parece, buena parte de la actividad económica futura volverá a pasar por estos puntos?

Lo que está claro que tenemos una parte del sector más susceptible de ser "industrializada" y por tanto, que podrá y deberá aprovechar más este Corredor, si quiere optimizar y mejorar sus servicios. Por otro lado, la vertiente "servicio", las bibliotecas, quizá deberían poner la mirada en las líneas de alta velocidad, los AVE y sus estaciones, como plataformas logísticas de distribución de conocimiento...

Vuestro turno. Y vosotros, ¿como lo veis?

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada