Las bibliotecas como ingeniería social

El compañero Lluís Anglada me pasa un interesante fragmento de un libro que Lorcan Dempsey ha reseñado en su blog. Se trata de un fragmento del prólogo del libro Books, buildings and social engineering: Early public libraries in Britain from past to present. La idea de fondo del fragmento es que la planificación y la construcción masiva de bibliotecas públicas entre finales del siglo XIX y el inicio de la Segunda Guerra Mundial fue una acción absolutamente planificada desde las administraciones públicas, un proceso de cambio e ingeniería social seguramente sin precedentes, y que quería servir para preparar a la sociedad ante los nuevos cambios que estaban aconteciendo y ante la entonces futura Sociedad del Conocimiento. Es decir, que las bibliotecas debían servir de apoyo y de base social para estos cambios, sin ellas, no se podía avanzar.

Con la ayuda de Google Translate, esta es la traducción al castellano del fragmento que hay en el blog de Lorcan Dempsey (con algunas correcciones mías):
Buscamos rescatar el histórico edificio de la biblioteca pública desde una perspectiva que en el pasado con demasiada facilidad se denigra. La construcción masiva - por eso es lo que finalmente se convirtió - de los primeros edificios de la biblioteca pública debe ser celebrada como un buen ejercicio de ingeniería social, un esfuerzo sin precedentes para un movimiento de la esfera pública para convencer a los ciudadanos , de manera consensuada, de la importancia del conocimiento en una sociedad cada vez más abierto y la modernización (que hemos utilizado deliberadamente el término de "ingeniería social" en contraposición al más estrecho y engañoso de "control social" '). Más concretamente, la disposición del que equivale a más de mil edificios de las bibliotecas en el período 1850-1939 fue un ejercicio de lo que Karl Popper llama "ingeniería social gradual" - de ingeniería social que fue gradual y permanentemente a revisión en función de la experiencia y el nuevo conocimiento, una aproximación científica a la planificación del cambio social, en este caso a través de la libre prestación de libros, información, educación y conocimiento, que refleja la esencia de la biblioteca pública como institución de progreso y de la investigación científica.

Personalmente encuentro muy interesante la relación entre construcción de edificios de bibliotecas e ingeniería social. Por la relación entre ambos términos, aparentemente opuestos pero que ahora, con la lectura de este fragmento, se unen de manera muy especial. Y también por la voluntad de cambio y regeneración sociales que se demostró entonces, y que tomaba en las bibliotecas como epicentro de todo. Y para la época que se describe, y obviamente salvando las distancias geográficas, culturales, sociales y de magnitud cuantitativa de la empresa llevada a cabo, pienso que las Bibliotecas de la Mancomunidad de Cataluña también se convirtieron en un proceso de ingeniería social en la Cataluña de la época: un esfuerzo público inmenso para la modernización cultural y social del país, a pesar de las dificultades con que se encontraron.

Y ya hoy en día, creo que desde hace unos años también vivimos una época dorada en este sentido... al menos en nuestra casa. Las administraciones públicas, con la Generalitat y la Diputación de Barcelona al frente, han liderado y construido una enorme y magnífica red de Bibliotecas Públicas que se extiende por todo el país, y que sin duda estas han iniciado grandes procesos de cambio ( en todos los sentidos), en las localidades en que se encuentran ubicadas. Ha sido, y lo seguirá siendo, un proceso de ingeniería social y cultural que ha servido para modernizar Cataluña, y que sus habitantes tengan un acceso más fácil y rápido a la información, la educación y el conocimiento, los tres fundamentos básicos de las sociedades modernas.

Pero no hay que detenerse en la construcción de nuevas bibliotecas físicas: hacen falta muchas más: nuevas, restaurar y mejorar edificios, etc ... Hay que seguir haciendo todo eso, y más. Pero esta ingeniería social que han supuesto los edificios de las bibliotecas es necesario ampliarla ahora en la red, en Internet. Es el nuevo paradigma, la nueva frontera, el nuevo reto. Y si las bibliotecas físicas lideraron esta ingeniería social, ahora también hay (y más que nunca) que las bibliotecas virtuales también estén al frente de esta nueva forma de hacer ingeniería.

FUENTE:

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada