¿Biblioteconomía sostenible?

Todos, más o menos, ya tenemos bastante claro qué es eso de la arquitectura sostenible: edificios que respetan el medio ambiente, hechos con materiales no contaminantes, autosuficientes energéticamente hablando, que usan energías renovables para obtener energía, edificios que reciclan los residuos,... En disciplinas afines, como la construcción o el urbanismo, también tenemos las ideas ya bastante claras: potenciación del transporte público, parques y jardines urbanos, etc... Pero, ¿es la biblioteconomía también una ciencia sostenible? ¿Lo ha sido? ¿Podría serlo? Creo que si, pero con matices. Por un lado, se ha avanzado mucho en la contratación y uso de recursos digitales (revistas, periódicos, bases de datos, enciclopedias, libros,...) y las bibliotecas y depósitos digitales ya forman parte intrínseca de nuestra profesión. Sin duda, el paso del papel a la pantalla del ordenador, ha supuesto, seguro, un beneficio para el medio ambiente.

No obstante, pienso, aún hay mucho trabajo por hacer. Y nuestra profesión podría ser un banco de pruebas inmejorable, una vanguardia. La ByD trabaja, hoy en día, prácticamente en bits, y por tanto, susceptibles de ser digitalitzados y hechos a distancia. En este sentido se me ocurren un par ideas:

  • Todos los centros trabajamos y catalogamos en MARC. La catalogación se podría hacer a distancia, con programas editores de MARC stand alone. Sólo sería necesario que el catalogador se convirtiera en teletrabajador: un día a la semana, iría a su lugar de trabajo, cargaría libros y documentos, y los podría catalogar en su casa. Y cada día podría enviar los elementos catalogados a través del correo electrónico. Los archivos MARC se podrían cargar a SGB sin problemas. Se evitarían así desplazamientos al puesto de trabajo, colas de coches, congestión...



  • Hay bibliotecas que ofrecen un servicio de referencia virtual, que se podría hacer perfectamente desde casa. ¿Por qué se debe atender obligatoriamente desde el mostrador de la biblioteca? ¿Lo sabe el usuario? Si se utiliza el mismo software de chat que el de la biblioteca (y el mismo nombre), para el usuario es un proceso absolutamente transparente, ¿no? Así, el referencista podría estar perfectament tomando el sol en la playa... Los beneficios podrían ser similares al punto anterior.


Y podríamos encontrar situaciones similares en administradores de páginas web y blogs, en digitalizadores de documentos,... ¿Qué opinas? ¿Somos una ciencia verde?

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada