Carol Brey-Casiano y las utopías

Las 9as Jornadas Catalanas de Información y Documentación comenzaron con una conferencia inaugural de Carol A. Brey-Casiano, presidenta de la ALA, la American Library Association. Más allá del castellano de Texas que ha empleado (encuentro muy elogioso de su parte que se expresara en castellano), en el ambiente flotaba la sensación de que hubiera valido más que hiciera la conferencia en inglés, y aún más cuando teníamos traducción simultánea... Pero de la conferencia hay dos aspectos que me han parecido más importantes: la utopía, y la comunidad.

De la conferencia he extraído una sensación muy sana de una utopía latente (o no) en su exposición, y sobre todo, en sus planteamientos y en su forma de entender la profesión bibliotecaria y en general la vida. Utopía al pensar que aún se puede cambiar el mundo, y que este cambio se puede hacer perfectamente desde las bibliotecas, y que juntos podemos conseguir un una vida y una sociedad mejores. Creo que quizá nos falta en la vieja Europa pensar en utopías y en un mundo mejor, y creer en futuros de una manera tan entusiasta como la suya; quizá se trata de un hecho diferencial estadounidense, algo que pienso que es muy positivo. "¡¡¡Si, podemos !!!", decía levantando un puño y animando al auditorio... quizá actitudes muy americanas, y que desde Europa seguramente vemos como algo raro y que seguro nos sorprenden mucho. Pero esta frase creo que resume muy bien una filosofía, tanto personal como profesional, de superación, de mejora y de ganas de actuar, actuar, actuar...

En segundo término, admiro la implicación y la dedicación que las bibliotecas tienen los Estados Unidos hacia la comunidad, y su participación en todo tipo de actos cívicos y sociales, e incluso su impulso y creación. Más o menos, y resumiendo, decía la conferenciante que las bibliotecas nos tenemos que acomodar a nuestras comunidades para darles un mejor servicio. Absolutamente de acuerdo. Y creo que esta interrelación adquiere más importancia en las bibliotecas de zonas rurales, donde las sociedades no se diluyen en un océano indefinido de millones de personas ajetreadas, y donde las relaciones interpersonales se pueden tratar con más amor y delicadeza. Me refiero naturalmente a comunidades geográficas o territoriales, de poca población y dispersa, rurales, donde las bibliotecas (todo tipo de bibliotecas) adquieren nuevos roles y funciones, y donde el trato personal creo que es indispensable, y donde a buen seguro adaptarse a la comunidad se convierte en un cuestión de vida o muerte.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada